La Feria Internacional del Libro de Venezuela (FILVEN)

Las ferias del libro, son ferias dedicadas a la distribución de material bibliográfico, espacios públicos en donde concurren productores especializados y compradores de libros. Las ferias del libro facilitan la difusión del libro y, por consiguiente, son parte del aura cultural de las ciudades en donde se celebran. Desde Guadalajara hasta Frankfurt, pasando por Venezuela, las ferias del libro atraen turismo y dinamizan la economía cultural.

La FILVEN (Feria Internacional de Libro en Venezuela), es quizás, la feria del libro más importante del país. La primera FILVEN se llevó a cabo por primera vez en el 2005 y, para ese año, hubo expositores de alrededor de 30 países y más de 60 figuras internacionales vinculadas a la economía cultural del libro.

Un breve recorrido por la historia de las ferias del libro

Las ferias son una tradición muy antigua en muchos países del mundo. Una de las que ha sido catalogada como de las más importantes y antiguas es la feria del libro de Paris, la Salon du livre, la cual, reúne a más de mil exponentes de más de 40 países. No obstante, hay ferias del libro por doquier. Forman parte de la actividad cultural regular de las urbes.

Las ferias del libro, tal como se conocen hoy, se remontan al siglo XVI. Para este periodo histórico ya estaba avanzado un proceso de consolidación del campo de producción bibliográfica en Europa, con editoriales y gremios de editores incorporándose al mercado como productores de un bien cuya demanda iba siempre en aumento, el libro. Desde la creación de la imprenta de Gutenberg, el libro paso a ser un instrumento político privilegiado, jugando un papel importante en la reforma. Asimismo, las editoriales, progresivamente pasaron a ser el medio de comunicación de mayor impacto.

Feria del libro de París

Controlar la producción y circulación de conocimiento se articulaba, pues, al manejo ideológico y cultural por parte de los Estados. No es extraño que los regímenes totalitarios hicieran actos públicos de quema de libros, pues la pluralidad de pensamiento que supone la difusión de material bibliográfico -desde mucho antes de las reformas luteranas-, siempre constituyó una afrenta al poder despótico.

Y es bajo este proceso de estructuración del campo de producción y circulación de libros, que surgen las primeras ferias del libro en Frankfurt y Leipzig. En estas primeras ferias del libro, la venta de libros era un complemento de la comercialización de un gran número de bienes. Dicho de otro modo, no era una feria especializada en vender libros. No obstante, el libro, como novedad, empezó a jugar un papel cada vez más importante. Cabe mencionar, que estás ferias aún existen y cuentan con un gran número de turistas y visitantes locales.

La Feria Internacional del libro de Venezuela (FILVEN), se incorpora de este modo a una antigua tradición de circulación de circulación de libros en espacios públicos a nivel mundial, un mercado de un bien cultural muy particular; el libro.

Feria del libro de Fráncfort

¿Qué tipo de feria es la FILVEN? Clasificación de las ferias del libro

Las ferias del libro suelen contar con presupuesto público y aportes de gremios editoriales. Asimismo, suelen ser auspiciadas por aportes directos de empresas privadas. Suelen clasificarse en tres grupos: las especializadas, las nacionales-locales y las Internaciones. La FILVEN, como bien lo indica el acrónimo, es una de estas últimas. Bajo este orden de ideas, la FILVEN, nunca ha dejado de contar con la participación de expositores internacionales.

La FILVEN de cara a la pandemia

Desde su creación, la Feria del libro más importante de Venezuela nunca ha dejado de celebrarse; pese a la pandemia la feria del libro ha seguido formando parte del quehacer cultural de Venezuela. Sin dejar de lado las medidas de bioseguridad, se ha podido llevar a buen término este valioso evento público bajo la dinámica propia que supone el contexto de la pandemia de la covid-19. La FILVEN llevada a cabo en Caracas -probablemente una de las más relevantes del país-, no ha dejado de ser un espacio bohemio de esparcimiento en donde los libros comparten las estanterías con variados souvenirs, e incluso, con cafés, locales gastronómicos y de bebidas en las inmediaciones que hacen del recorrido por la FILVEN una experiencia muy agradable e interesante para visitar, tanto para turistas como para los habitantes de las ciudades venezolanas.


Quizás también pueda interesarte leer: La industria editorial en Venezuela: un breve recorrido histórico

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

0